Uso del andador en niños

Publicado por Jefferson en

Uso del andador

EL USO DEL ANDADOR EN NIÑOS RETRASA LA MARCHA.

Los andadores se han convertido es un accesorio «indispensable» para los bebés, pero lejos de ayudar podrían ocasionar más daño del que se cree, y no sólo  por que aumentan significativamente el riesgo de caídas y lesiones, sino por retrasar el inicio de la marcha y alterar el desarrollo de las piernas y espalda.

¿CÓMO SE EXPLICA ESTO?

Para entenderlo, es necesario comprender el desarrollo psicomotor  normal de un bebé, teniendo así que entre el séptimo y noveno mes de vida los bebés aprenden a sentarse y arrastrarse.

Entre el décimo y duodécimo mes pasan de gatear, a dar sus primeros  pasos; este tiempo es relativo, no se cumple a rajatabla. Unos niños pueden  hacerlo antes, otros después; sin que esto se considere como una alteración  de su desarrollo.

Como podemos ver, el desarrollo psicomotor del bebé es progresivo, yendo de menos a más.

Sencillamente no puedes correr si no sabes caminar.

Los bebés al usar el andador pierden la percepción de su entorno y espacio, esto es debido a que los estímulos enviados al cerebro por las extremidades  no pueden ser procesados.

Con ésto quiero decir que los bebés no son capaces de dimensionar áreas o peligros ya que su cerebro también está en desarrollo.

El andador no es más que un generador de problemas tanto como el alto porcentaje de niños que han sufrido un accidente, y el marcado efecto negativo que tiene en el desarrollo motor del niño(a)

Muchos padres justifican el uso del andador  por comodidad para el bebé o para ayudarlo a caminar, pero nada puede estar más apartado de la verdad.

¿CUÁLES SON LAS COMPLICACIONES A LARGO PLAZO?

La posición que adopta el bebé al sentarlo en el andador es totalmente contra natura. Esta mala postura condiciona a desarrollar piernas  arqueadas y pie plano.

Los bebés que usan andador no gatean, y cuando empiezan a caminar lo hacen con los pies de punta.

Se caen con mayor frecuencia y se golpean más constantemente con los objetos que los rodea.

Los bebés al estar suspendidos en el andador no pueden soportar todo el peso de su cuerpo sobre sus piernas, y con ello estamos retrasando hasta en 2 meses el inicio de su caminata.

Otro inconveniente es que no se estimula el equilibrio; factor importante en la bipedestación.

La Asociación Española de Pediatría (AEP), en el año 2016 avaló una publicación que indicaba que los 28 países de la unión europea presentaban cerca de 580 lesiones al año, relacionadas a accidentes por el uso de andador que necesitaron de atención médica.

En países como Brasil y Canadá está prohibido su uso.

En resumen, el mejor andador es el que no se usa, indica la (AEP).

Las desventajas pesan más que la relativa comodidad que le estás  brindando a tu hijo.

No olvides que el secreto para un adecuado desarrollo psicomotor se basa en la estimulación. Permítele a tu hijo crecer sin problemas y acude a tus controles médicos de forma regular.

Uso del andador

0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *