Reflujo Gastroesofágico en el Recién Nacido

Publicado por Jefferson en

Reflujo gástrico

El reflujo gastroesofágico es muy común en los bebés, empezando a las 2 o 3 semanas de vida, aumentando su frecuencia entre los de 3 o 5 meses de edad.

¿POR QUÉ OCURRE EL REFLUJO GASTROESOFÁGICO?

Los alimentos pasan de la boca al esófago y llegan hasta el estómago.

Aquí la alteración ocurre a nivel del esfínter esofágico inferior (el esófago posee 2 esfínteres uno superior y uno inferior, y es este último el que presenta la anomalía por falta de maduración, abriéndose, permitiendo que la leche ingerida se devuelva hacia el exterior).

Éste esfínter no es más que un «anillo» muscular que se abre para permitir  el ingreso de los alimentos a la cámara gástrica (estómago,) y se cierra para  evitar que estos salgan.

La literatura médica indica que cerca de la mitad de los lactantes refieren reflujo gastroesofágico varias veces al día.

Generalmente el reflujo gastroesófagico desaparece entre los 12 y 14 meses de edad sin presentar complicación alguna.

Aunque los factores que contribuyen al reflujo en tu bebé son claramente  identificables teniendo así la dieta líquida a base de lactancia materna  exclusiva, el que pasen la mayor parte del tiempo acostados, y en ciertos casos la prematurez del bebé al momento de su nacimiento.

¿CÚAL ES LA CANTIDAD DE REFLUJO GASTROESOFÁGICO NORMAL?

Esto también es variable, simplemente no hay una medida estandarizada que indique la cantidad exacta de reflujo gastroesofágico; esto va a variar dependiendo de la cantidad de leche que ingiera tu bebé, así como los cuidados respectivos.

Si tu bebé tiene un buen incremento de peso y talla en sus controles  regulares, así mismo su desarrollo psicomotor; es bueno, no habrá que preocuparse.

Aunque hay ciertas enfermedades y malformaciones del tracto gastrointestinal que pueden confundirse con el reflujo gastroesofágico normal del lactante; como sucede con la enfermedad de reflujo gastro esofágico (ERGE) y la estenosis esofágica o pilórica, por nombrar las más comunes.

¿CUANDO DEBES CONSULTAR A TU MÉDICO?

  • Cuando el reflujo empiece en mayores de 6 meses o se mantenga pasando los 14 meses de edad.
  • Que el bebé no aumente de peso.
  • Si el reflujo es explosivo, es decir, salga con fuerza.
  • Que tu hijo/a rechace los alimentos.
  • Si lo que regurgita es de color café,  amarillo o verdoso.
  • Regurgite sangre o haya sangre en sus deposiciones.
  • Disminuya la cantidad de orina y heces .
  • Qué el bebé se torne irritable al momento de alimentarlo.
  • Que presente el abdomen duro o globuloso (inflado).
  • Reflujo intacto. Entendemos que la leche ingerida por tu hijo/a al momento de entrar en contacto con el ácido clorhídrico del estómago  se «corta», y presenta ese olor característico como rancio.

El hecho de que el reflujo de tu bebé esté intacto también debe levantarte sospecha, más aún si notas que está ávido o desesperado por comer.


Bajo estos parámetros es importante que sepas las medidas primarias sobre el cuidado de tu bebé en relación al reflujo.

Pero Dr. ¿No me acaba de decir que es normal?

Si, como acabamos de aprender el reflujo es normal, pero hay situaciones  que debes tener en cuenta para evitar accidentes, ya que este reflujo  puede ser broncoaspirado (inhalado) por tu hijo, lo cual puede producir una neumonía por broncoaspiración o la asfixia por obstrucción de la laringe .

En base a esto me permito darte los siguientes tips.

  • Mantener erguido a tu bebé unos 30 minutos después de darle de lactar, esto ayudará a sacar el aire que pudo haber ingresado al estómago mediante la succión, disminuyendo así la presión del aire ejercida sobre el esfínter inferior del esófago.
  • Darle pequeñas palmaditas en la espalda para ayudarle a eructar.
  • Evitar estimular al bebé inmediatamente después de haber comido. Me refiero a balancearlo o jugar.
  • Evita sobrealimentar a tu bebé, a diferencia de los adultos que podemos seguir comiendo pese a estar satisfechos.
  • Alimentarlo(a) con lactancia materna exclusiva, ya que la leche de fórmula es más difícil de digerir, lo que puede aumentar la cantidad y episodios de reflujo en el día.
  • Al momento de acostarlo para que descanse procura hacerlo boca  arriba, si suena raro tu dirías que seria mejor de lado o boca abajo, pero eso es material de otro post.

Reflujo Gástrico

Cuéntanos ¿cuál ha sido tu experiencia con tu recién nacido?

No dudes en dejar tu opinión en la caja de comentarios de abajo, nos interesa saber lo que piensas

Y si tienes alguna duda, sobre el tema, siempre puedes dejarnos un comentario o contactarnos directamente por correo electrónico. Te responderemos en la brevedad posible.

Recuerda compartir y esparcir conocimiento, estás a solo clic de ayudar a los demás a despejar las dudas sobre éste tema en particular…


0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *