Lactancia materna (Alimentación exclusiva)

Publicado por Jefferson en

Lactancia materna

¿Por qué la alimentación de un recién nacido debe ser la lactancia materna exclusiva?


¡Yo creo que el niño no se llena!

¿Será de darle leche de fórmula para que se ponga sanito?

¿Cada cuántas horas debo amamantar a mi hijo?

¿Puedo guardar la leche para conservarla?

¿Como debe ser la alimentación en mi recién nacido? 

Éstas entre las más comunes de las preguntas cuando empiezas a amamantar a tu recién  nacido.

Si tu eres de las que se hacen ese tipo de preguntas, permíteme decirte que estás en el lugar adecuado….

Los temores e inseguridades que genera un recién nacido son muchos, y alimentarlo es una de las tareas que quizá pueda darte mas miedo.

Pero no hay nada que temer, yo voy a ayudarte a resolver la mayor cantidad de dudas acerca de la alimentación de tu bebé basándome en mi  experiencia como médico.

 La lactancia materna es la forma más sana de alimentar al recién nacido.

Es la única manera de asegurarte que brindaras una protección contra una larga listas de enfermedades a tu bebé, así mismo permitirás que crezca y se desarrolle sin mayor complicación, entregando los nutrientes necesarios  para su óptimo desarrollo.

Sin mencionar que estimula el lazo afectivo entre madre e hijo.

Alimentación en el recién nacido

Hay propiedades ampliamente estudiadas sobre los beneficios de la lactancia materna, ventajosamente vivimos en una época donde la  información que necesitemos está sólo un clic de distancia.

Pero antes de responder a tus preguntas, considero importante que conozcas más acerca de ese líquido dador de vida…

La magia de la leche.

Los tres primeros días posterior al nacimiento de tu bebé notarás que tus mamas excretaran leche pero esta será de un tono amarillo y espeso llamada calostro.

El calostro es un acúmulo de vit A, agua, linfocitos, grasas, Inmunoglobulinas, (son proteínas que circulan por la sangre y tienen como característica ayudar al sistema inmune contra infecciones)

La producción de este calostro puede empezar durante las últimas semanas de embarazo. Quizá hayas notado la salida de leche a través de tus  glándulas mamarias en ese tiempo, pero eso es normal. 

La cantidad de calostro varía de mujer en mujer, existiendo la referencia  de que aproximadamente se producen entre 2 y 20 ml (mililitros) los primeros días, esa es la cantidad de leche que tu recién nacido necesita; ni más ni menos! 

¿Mi hijo si se llena con esa cantidad?

La respuesta es si, es la medida exacta y justa que él necesita ingerir  por  ahora, ya que con el pasar de los días la composición de la leche irá cambiando y así mismo aumentará su cantidad.

Eso dependerá de los requerimientos nutricionales de tu hijo. Es decir, la leche es un líquido personalizado, adaptándose a las necesidades fisiológicas de cada niño por separado.

A partir del tercer o cuarto día este calostro empezará a tornarse más blanco y más ligero, lo que indica el cambio a leche de transición y finalmente pasará a leche madura, que es la que lo acompañará hasta terminar su etapa de lactante.

La OMS indica que deben ser mínimo 6 meses los que un niño necesita amamantar para poder crecer sano.

Ese período de tiempo se puede extender hasta los 2 años de vida, pudiendo haber variantes de niño en niño.

¿Cada que tiempo debo alimentar a mi bebé?

Durante los dos primeros meses tú bebé tendrá que amamantar cada 2 o 3 horas.

Esto debido a que la leche materna es de fácil absorción, teniendo  un tiempo de digestión de 1 hora y media a 2 horas aproximadamente.

Contrario a lo que sucede con la leche de fórmula doblando el tiempo de digestión.

Es muy importante hacer hincapié en que la producción de leche está relacionada con una buena lactancia, ya que hay procesos hormonales que se producen con el estímulo de la succión y el vaciamiento de las mamas.

Es decir, darle de lactar a tu bebé de una manera adecuada, te permitirá producir más leche.

La lactancia materna también ayudará a que pierdas esos kilos demás que ganaste durante tu embarazo.

¿Cómo ocurre esto?

Durante el embarazo el aumento de peso es normal ya que la grasa se acumula para en un futuro poder brindar grasas indispensables al recién nacido.

Sencillamente son reservas de calorías que serán usadas durante la lactancia, esto no quiere decir que sólo amamantando perderás peso; todo dependerá del tipo de alimentación que tengas y si haces o no actividad física.

Un rango de pérdida de peso de entre 1 y 2 kilogramos al mes se considera como normal y saludable.

Este parámetro puede variar si tú alimentación no es buena o variada, perdiendo más peso por mes lo que obviamente es un mal indicador de salud.

Por otro lado, la evidencia apunta a que los niños alimentados con lactancia materna exclusiva tienden, a disminuir la posibilidad de crear alergias cuando son adultos y de padecer ciertas enfermedades crónicas como la obesidad.

Sin mencionar que el desarrollo mental y físico tienen una estrecha  relación con la  lactancia.

En síntesis, alimentarlo con lactancia  materna exclusiva te permitirá tener un niño sano mental y físicamente. 

¿Ni agua debe tomar?

No. Durante los primeros 6 meses la lactancia materna es el único alimento que tú bebé necesita. En ella encontrará la cantidad de agua y nutrientes exactos para mantenerlo sano.

¿Por qué hago énfasis en esto?

En ocasiones por desconocimiento o errores de buena Fé nos dejamos llevar por la pasión de la moda y de productos que ofrecen «ayudarnos» a «mejorar», «fortalecer » ,»aumentar»; en fin son muchas las palabras utilizadas para hacernos caer en el gravísimo error de suponer que los niños son como adultos pero en chiquito.

¿Dr pero que tiene que ver todo esto con  darle o no agüitas de infusión, o «multivitamínicos» a mi bebé  menor de 6 meses?

La razón es que existe una alta probabilidad de que tu bebé desarrolle una enterocolitis necrotizante.

Es decir, una inflamación y destrucción de su intestino a causa de la ingestión de leches de fórmula o de estas sustancias mágicas.

Sencillamente el intestino de tu recién nacido no está en condiciones de soportar o digerir este tipo de cosas. Lo que potencialmente puede llevarlo a la muerte, y me disculparas si suena denso o extremista, pero estoy dando mi opinión en cuanto a una verdad que conozco.

Entonces te preguntarás….

¿Cómo puedo amamantar a mi bebé?

No existe una posición estandarizada para dar de lactar pero se procura que la madre esté siempre cómoda, puede que no sea fácil al principio pero como todo en la vida, sólo queda practicar.

Para dar de lactar a tu bebé te recomiendo lo siguiente:

1. Asea tus pezónes y areola, esto lo puedes hacer con agua y jabón.

2- En un ambiente relajado en una postura que para tí sea cómoda, dirige a tu bebé hacia el pezón.

Puedes hacerle «cariñitos» con éste para activar el reflejo de búsqueda y succión de tu hijo/a.

3- El agarre del pezón con la boca del bebé debe empezar desde el borde de la areola, de tal manera que ésta queda casi por completo dentro de boca  de tu hijo.

4- El seno debe estar a nivel de la nariz y el mentón del bebé.

Podría darte la idea de que no respira, que tu seno ahoga por así decirlo, pero la verdad es que no, él sabe cómo acomodarse.

5.- Procura que el bebé al momento de lactar lleve puesta ropa cómoda ya que este acto le produce calor.

Entrar en contacto corporal con la madre activa el reflejo de termorregulación en tu bebé, lo que se traduce en que empiece a sudar y transpirar.

Pero ¡tranquila!, es de los más normal, sólo asegurate de tenerlo cómodo y fresco.

6- Después de un período de tiempo entre 8 y 15 minutos que es lo que demora la mama en vaciarse o cuando sientas que de ésta ya no sale leche  ofrece la otra.

RECUERDA: ambas mamas deben ser vaciadas por igual, esto evitará que se te produzca una enfermedad llamada mastitis, la cual de complicarse puede requerir hospitalización o drenaje.

¿Puedo conservar la  leche para mi hijo?

Si, es una práctica bastante común en la actualidad.

Para realizarla existe una gama variada de herramientas que pueden  facilitar este proceso, yendo desde extractores manuales, hasta pequeñas máquinas  eléctricas.

Todo dependerá de tu capacidad económica y del tiempo que dispongas para realizar esto.

A continuación te indicaré paso a paso la extracción manual de leche.

  • Un recipiente de vidrio templado (vidrio que resista temperaturas altas) lo vas a sumergir en agua hirviendo para desinfectar, Y lo dejarás secar y enfriar en un lugar limpio a temperatura ambiente.

Mientras esto sucede, tu paralelamente te estarás preparando para el siguiente paso.

  • Lava tus manos y tus mamas (incluyendo areola y pezón), o bien desinfectalas con alcohol. Recuerda retirar el exceso.

Mientras lo haces, masajea suavemente tus mamas para facilitar la salida de leche.

  • Sentada con la espalda recta e inclinada levemente hacia delante, coloca tu mano en forma de «c» sobre tu mama, de tal manera que el pulgar quede hacia  arriba.
  • Aprieta contra tu pecho los dedos como si llegaran a encontrarse el dedo pulgar e índice cerca de la areola.

Repite este paso rítmicamente y ve rotando alrededor del pezón hasta que la leche deje de salir.

  • Repite el proceso con la otra mama.
  • Una vez recolectada la leche dependiendo del lugar donde vaya a ser guardada, se estima su tiempo de duración. Por ejemplo.

Al someterte a este proceso es muy probable que tu producción de leche se vea disminuida.

Recuerda que la producción de leche está relacionada al reflejo de succión y vaciamiento de la mama.

¿Y si la leche que produzco no es suficiente?

Bajo este parámetro debes acudir a tu médico o pediatra de confianza para evaluar la situación y te recomiende la mejor alternativa.

Pero en el caso de encontrarte en una medida desesperada puedes preparar la siguiente fórmula.

¿Cuáles son las ventajas de la lactancia materna?

  • Fortalece el vínculo madre e hijo/a
  • Retrasa la posibilidad de embarazo.

¿Recuerdas que la producción de leche en la mama está relacionada con la succión y vaciamiento de la misma?

Pues bien, aquí la succión frecuente del pezón, ejerce un efecto inhibitorio sobre el hipotálamo (es una estructura que se encuentra en la parte media del cerebro), produciendo así un «bloqueo»de otras hormonas que intervienen en la ovulación.

Por lo tanto, tu cuerpo para  protegerte de otro embarazo realiza este bloqueo  hormonal; eso no quiere decir que sea un método anticonceptivo confiable, ya que estadísticamente 2 de cada 100 mujeres que están dando de lactar quedan embarazadas.

  • La leche materna es de muy fácil absorción para tu hijo.
  • No necesita preparación, siempre está disponible y a la temperatura  adecuada.
  • Dar de lactar te ayudará a bajar de peso y a disminuir el sangrado  posterior al nacimiento de tu bebé.

Lactancia materna

Cuéntanos que te ha parecido éste artículo, nos importa tu opinión.

Si tienes alguna duda sobre éste tema, déjanos saber en la caja de comentarios de abajo, te responderemos con mucho gusto en la brevedad posible.

Recuerda siempre compartir el contenido con otras madres que consideres lo necesiten. Estás a un solo clic de ayudarlas a despejar sus dudas también


0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *