Diarrea en Niños. ¿Qué hacer?

Publicado por Jefferson en

Diarrea

La diarrea constituye uno de los motivos de consulta más frecuentes de los  padres de familia, en especial cuando los involucrados son los más  pequeños  de la casa.

Ésta manifestación está íntimamente relacionada con alguna enfermedad  y/o alteración del tracto gastrointestinal, ya sea por infecciones (virales, bacterianas y parasitarias); o de origen orgánico como alteraciones de la absorción intestinal.

Lo importante de este artículo es saber cómo reconocer y cómo actuar  frente a esta enfermedad sin comprometer la integridad física de tú bebé.

De acuerdo a la OMS (Organización Mundial de la Salud) se define como diarrea a la evacuación  líquida de heces por lo menos en tres episodios  al día, cuyo principal agente causal son los virus.

¿Por qué es tan importante saber ésto? 

Por que así podremos hacernos una idea comparando la diarrea con una gripe, ya que ambas enfermedades cursan con el mismo agente causal (aunque de diferente familia) que son los virus.

Es decir, tienen un período de duración aproximado de entre 5 y 7 días, siendo los primeros 3 o 4 días en los que más fuertemente se  manifiesta la enfermedad.

Entonces, es lógico deducir que las diarreas causadas por virus son autolimitadas, es decir, van a ir decreciendo los síntomas a medida que pasa el tiempo.

Pero este como el más común de los casos, por que la diarrea puede complicarse o el agente causal puede ser otro. Una bacteria por ejemplo, y en esta instancia hay que estar muy atento a ciertas señales que podrían  condicionar el bienestar de tu bebé.

¿Cómo diferencio una diarrea viral de una no viral?

Antes que nada la estadística, la cual indica que el 90% de los síndromes  diarreicos en niños son causados por virus.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la diarrea?

  • Dolor Abdominal: Éste generalmente es el síntoma que más acompaña a las diarreas.
  • Meteorismo: podemos ver la barriguita inflada, producida por gases
  • Fiebre: Ésta puede variar, todo dependerá del agente etiológico que haya producido el alza térmica.
  • Náuseas: Más común en las diarreas de origen bacteriano.
  • Vómito: Más común en las diarreas de origen bacteriano, pero ojo que tu bebé durante los primeros meses de vida será muy común que el presente reflujo.
  • Deshidratación: A causa de la fiebre, diarrea o vómito.
  • Pérdida  de peso: Secundaria a una deshidratación severa o por el malestar propio de la enfermedad.
  • Anorexia: EL niño no quiere comer.

¿Cuáles son los signos de alarma de la diarrea?

Aquí debemos estar muy atentos, ya que en caso de alguna complicación, éstas pautas nos dictará la conducta a seguir para evitarnos pasar un mal rato.

  • Diarrea con presencia de sangre, moco o pus.
  • Que la diarrea se prolongue por más de tres días.
  • Que el niño haga más de 3 diarreas al día.
  • Dolor Abdominal muy intenso.
  • Que el niño tenga menos de 6 meses y que presente hundimiento  de sus fontanelas (espacio blandito que suele tocarse pasando la porción  más alta de la frente)
  • Que presente una deshidratación grave, es decir que el niño llore sin lágrimas o su cantidad de orina haya disminuido además podremos notar boca seca y pegajosa, así como también ojos hundidos.
  • Si la diarrea se acompaña de náusea y vómito que imposibilita que el niño retenga los líquidos y alimentos en su estómago.
  • Debilidad generalizada
  • Que el niño refiera mareos.

¿Qué hacer si mi hijo presenta un cuadro diarreico?

Este post está guiado en la prevención.

La complicación más grave de la diarrea es la deshidratación ya que el niño(a) está  perdiendo una  importante cantidad de agua y electrolítos y éstos a su vez pueden causar muchas complicaciones.

Así  que manos a la obra…

Vamos a hidratar, o al menos evitar que se deshidrate más tu hijo(a) hasta que reciba atención médica.

¿Cómo logramos esto?.

Reponiendo líquidos, aplicando lo que en medicina se conoce como los planes de hidratación y para esto es muy importante saber el peso del niño(a); en base a esto haremos el siguiente cálculo

Ahora sabemos la importancia de las sales de hidratación oral o también  llamada «suero oral»

¡Pero Dr no puedo comprar sales de hidratación oral! ¡Dr. vivo  muy lejos de una farmacia!

Tranquila(o), yo te daré una receta básica y fácil para preparar tu propio «suero oral en casa»

INGREDIENTES PARA PREPARAR SALES DE HIDRATACIÓN ORAL EN CASA

  • 1 Litro de agua hervida.
  • 2 Cucharaditas pequeñas de azúcar .
  • 1 Cucharadita de sal.
  • Una pizca de bicarbonato
  • Zumo de un limón.

El niño(a) debe beber entre 100 y 200 cc (media o una taza) después de cada deposición para de esta manera mantenerlo hidratado.

ALERTA: Esta receta casera JAMÁS debe usarse en niños menores de 6 meses, o que aún estén lactando.

Por ningún motivo, o al menos que su prestador de salud se lo indique se debe suspender la lactancia materna, es más se sabe que los niños que mantienen la lactancia mejoran más rápido.

¿Pero Dr. Cómo van a yudar todo esos ingredientes a mi hijo?

Te lo explico…..

El agua, el azúcar y la sal van a reponer el líquido y electrolitos perdidos por la diarrea.

El bicarbonato y el limón son agentes amortiguadores por naturaleza, neutralizando la acidez producida por el estómago y equilibrando el ph del mismo.

¿Qué debe comer mi hijo si está con diarrea?

En este aspecto no hay muchos limitantes en la alimentación, siempre y cuando la diarrea sea de origen infeccioso. Así tenemos por ejemplo:

  • Consumo de carnes magras: Pollo, pavo, pescado
  • Se debe disminuir la porción de las comidas; es decir, en vez de 3 comidas diarias se pueden hacer 5 o 6 pero con la porción más  pequeña.
  • Huevos cocidos
  • Fruta fresca como la banana, compota de manzana o pera.
  • Harinas blancas: arroz, pastas (fideos)
  • Verduras: zanahoria, remolacha, espárragos, champiñones, zapallo, habas, fréjoles. ¡Todos cocidos!.
  • Se pueden incluir postres como: gelatinas, pasteles, galletas.

¿Qué no debe comer mi hijo si está  con diarrea?

Debemos evitar ciertos tipos de alimentos, en especial aquellos que  pudieran complicar un cuadro diarreico. Entre los cuales tenemos:

  • Productos o derivados lácteos: leche entera, yogurt, queso.
  • Azúcares refinados: bebidas gaseosas, chocolate, menta y demás golosinas
  • Verduras crudas y de hoja verde: lechuga, acelga, espinaca, brócoli.

¿Cómo puedo evitar que mi hijo se enferme de diarrea? 

Como lo venimos promocionando, todo depende de la prevención.

Aquí cabe un gran conjunto de cosas entre las cuales tenemos:

  • Lavarse las manos antes y después de comer. Antes y después de ir al baño con agua y jabón.

Sí, ya sé que puede sonar trillado, pero la gran mayoría de enfermedades  pueden prevenirse con sólo realizar éste sencillo pero eficaz acto.

Los gérmenes causantes de enfermedades se transportan en las manos, sin mencionar que los niños pequeños tienen esa peculiaridad de llevarse los objetos a la boca, pero eso será materia de otro post.

  • Lavar frutas, legumbres y vegetales antes de ingerirlos.
  • Tener un adecuado aseo de los fómites: Cualquier superficie o utensilio de cocina que potencialmente podría contaminarse con algún germen.
  • No beber agua de la llave (en especial en países subdesarrollados), ni de estanques, o riachuelos. No comer nada de dudosa procedencia.
  • Evitar exponer al niño(a) en lugares donde se ha producido un brote de diarrea, como sucede en las guarderías, sala cuna, etc; hasta que ésta haya sido controlada. 

Diarrea, qué hacer

De acuerdo a la Sociedad Latinoamericana De Infectología Pediátrica, hasta el año 2015 cerca de 1,3 millones de niños menores de 5 años morían anualmente alrededor del mundo por diarrea.


Este post ha sido creado con la intención de generar conciencia a los padres, evitando así  el uso indiscriminado de antibiótico.

Todos conocemos a algún familiar, amigo o incluso nosotros mismos regañando al médico de turno por que éste se negó a darnos un antibiótico para una diarrea.

Ahora sabemos que la principal causa de diarreas en niños son los virus, y para éstos, los antibióticos no ejercen ningún tipo de acción sobre ellos; es más, el mal uso de estas medicinas pueden traer más complicaciones que  beneficios.

Algo de lo que nunca debes dudar es sobre tu intuición o tu voz interior.

Todos sabemos cuando el problema se nos salió de las manos y necesitamos ayuda, en este caso la de un médico calificado. 


Si tienes alguna duda u opinión, no dudes en dejarla en la caja de comentarios de abajo. Para nosotros es un placer ayudarte a resolver las inquietudes que tengas respecto al tema.

Recuerda compartir éste mensaje con familiares y amigos que tienen hijos, éste tema podría serles de mucha ayuda.


0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *